domingo, 27 de mayo de 2012

Abril, Mayo

Abril,  haciendo honor a su refrán (aguas mil), me ha proporcionado una gran apatía, y una gran astenia primaveral, que, unido al cambio de horarios de trabajo, (puesto que ahora entramos un cuarto de hora antes a trabajar, y realizamos dos horas y media más), los días se han ido sucediendo sin apenas haber podido coger las labores comenzadas en marzo.
Cuarto de costura, sigue igual que al principio.
Mi preciosa toalla de lino, a la que sólo le falta unas mínimas puntadas, sigue esperando su turno.

En la Universidad de la Experiencia, surgen las salidas culturales a las que hay que acudir, puesto que  se computan como, asignaturas complementarias, debido a los turnos de trabajo a veces me es imposible realizarlas, así es que tengo que cambiarlos, y asistir a las mismas  aunque nuestra directora, Doña Carmen, nos dice que no se obliga a nadie, nosotros valoramos el gran esfuerzo que realizan los profesores y consideramos muy relevante llevarlas a cabo. Así, mis proyectos presentes y futuros siguen en espera.